Hashem Yelajem Lajem

Este pasaje del libro de Shemot (Éxodo) 14.13 y 14.14, en una de las declaraciones con más fuerza de toda la Torá hebrea.  

וַיֹּ֨אמֶר מֹשֶׁ֣ה אֶל־הָעָם֮ 
Vayomer Moshe El Haam
Y dijo Moshé al pueblo

אַל־תִּירָאוּ֒ הִֽתְיַצְב֗וּ 
Al Tiraú Hityatsvu
No temáis,permaneced parados

וּרְאוּ֙ אֶת־יְשׁוּעַ֣ת יְהוָ֔ה אֲשֶׁר־יַעֲשֶׂ֥ה לָכֶ֖ם
Urú Et Yeshuat Hashem asher yaasé lajem
Ved la salvación de יהוה que os hará

הַיֹּ֑ום כִּ֗י אֲשֶׁ֨ר רְאִיתֶ֤ם אֶת־מִצְרַ֙יִם֙
Hayom ki asher reitam et Mitzraim
El día que porque vistéis Egipto

הַיֹּ֔ום לֹ֥א תֹסִ֛יפוּ לִרְאֹתָ֥ם עֹ֖וד עַד־עֹולָֽם
Hayom lo tosifu Lirotam od ad Olam  
El día no añadiréis

יְהוָ֖ה יִלָּחֵ֣ם לָכֶ֑ם וְאַתֶּ֖ם תַּחֲרִישֽׁוּן
Hashem Yelajem Lajem,
Ve Atem Tajarisun   
 

El pueblo de Israel es perseguido por el desierto por las tropas del Faraón, y Moisés le dice al pueblo: No temáis, Dios peleará por vosotros, y permanceréis callados. Los cabalistas nos enseñan que debemos decir esta oración cada vez que sintamos un grave peligro.

La melodía es de cadencia árabe andalusí, recreando instrumentalmente las músicas de Egipto y oriente próximo. En el momento cumbre, justo antes de cruzar el Mar Rojo, lo que será la salvación del pueblo, el solo de guitarra eléctrica imprime la fuerza de la fe en el Creador para que dejemos en sus manos los problemas que no podemos o no sabemos resolver, y nunca temamos y nuestra fe en el Creador nos guíe.